Convertirse en padres: Una montaña rusa de emociones

Convertirse en padres: Una montaña rusa de emociones

 
 
Nadie, MomMom, nadie, está preparado para este momento. Convertirse en padres es una montaña rusa de emociones y no solo cuando lo conoces después del parto, sino todos los días. Pasarás de la felicidad a la tristeza y preocupación en menos de 1 hora, así es ser papá.
 

La primera felicidad: Convertirse en padres

 

Saber que pronto la familia crecerá, esos 5 minutos de espera y silencio para saber qué marca la prueba casera. Aunque también debemos decir que es uno de los momentos con más adrenalina en la maternidad. Lo deseas, pero no sabes el resultado, no puedes esperar, pero debes hacerlo… Al final, ves esas dos rayitas rosas que te devuelven el alma al cuerpo y lo primero que haces es avisar a todos que serás mamá.
 

Seguido de ese, tenemos el primer momento de estrés cuando comienzas con malestares, las náuseas, el vómito, fatiga, dolor de senos y espalda, sensibilidad en el olfato, lo único que quieres es que esa etapa pase de inmediato y sentirte mejor. Bueno, puede suceder, pero a lo mejor no. Cada mamá es diferente, algunas no tienen síntomas, en este caso, lo mejor es consultar con el médico.
 

También puede interesarte:
¿Cómo lograr que tu pareja ayude en casa? #Colaboración

Regularmente en el segundo trimestres todo marcha mucho mejor, ya menos molestias y más tiempo para disfrutar del bebé, comienza a crecer la pancita, el bebé se mueve, todos le hablan a tu pancita y la acarician. Lo mejor de todo es cuando te consienten con los antojos y todo lo que quieras.
 
padres
 
Aquí viene lo mejor, el tercer trimestre y los últimos meses para convertirse en padres, seguro te sentirás más cansada, te será más complicado hacer algunas actividades, especialmente ponerte los tenis, pero bueno, andar en chanclas siempre es mejor. Te recomendamos estar lo más cómoda posible porque probablemente te hinches, tengas más calores y sueño. Descansa lo más que puedas, después la tarea será muy pesada.
 

¡El día más esperado!

 

Después del trabajo de parto o la cesárea, estás más tranquila para verlo bien, abrazarlo, besarlo y decirle lo mucho que lo esperaban y aman. Es importante crear vínculos afectivos lo más rápido posible después del parto, al igual que amamantarlo en el caso de que así lo hayas decidido. Son momentos de amor a su lado que nunca olvidarán, tu esposo, tu familia y tú. Vayan preparando el celular para todas las fotos.
 

También puede interesarte:
Cómo manejar tu enojo cuando eres mamá #Colaboración

Si crees que ya pasaste por mucho, te decimos que viene lo mero bueno, su primer sonrisa, primer diente, primeros pasos, las primeras palabras -te recomendamos que siempre le repitas “mamá”, así será su primer palabra y ganarás-, vivir todos esos grandes momentos a su lado, son un tesoro.
 

Disfruta cada etapa de tu bebé, nadie asegura que será fácil, pero seguro que tendrás siempre grandes recompensas: muchas sonrisas y amor de su hijo para ustedes. Los terribles dos son una etapa muy importarte porque tu pequeño pasará por mil cambios de actitudes, ¡calma! Todo saldrá bien, conócelo para que aprendas a manejar las rabietas que haga.
 

Aprovecha toda la ayuda que tu familia te dé, necesitas momentos de paz y calma, así que el niño podría irse a jugar un día con sus abuelos o primeros.
 
padres
 

Estás haciendo un gran trabajo y lo seguirás haciendo, nadie te enseña a ser mamá, pero estamos seguros de que las decisiones que tomas, son las mejores.

 

¡Tú puedes, MomMom! Siempre adelante.

Comparte ;)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •