Lactancia materna: Errores comunes

Errores en la lactancia materna

 
 
Si tienes a tu bebé pequeñito o estás en espera de su nacimiento, seguro has contemplado pasar esta etapa a su lado. Hay que hablar de los errores en la lactancia materna. Porque hay un lado rosa, pero también uno negro y eso mejor que estés preparada para lo que se viene. ¡Allá vamos!
 
Algunas mujeres están obsesionadas con el reloj y quieren dar pecho en el momento exacto, sin embargo, ¿por qué no hacerlo de otra forma? Hablemos más de la lactancia para que tengas un panorama distinto. Hay 5 errores principales:
 
errores lactancia
 

Mirar el reloj

Uno de los errores en la lactancia materna más común es amamantar entre los alimentos que alguna vez fue norma, así como dejar que las nuevas madres hicieran una pausa de dos horas y media o tres entre tomas. De hecho, el discurso de las veces es adecuado para la alimentación con fórmula artificial, no en periodo de lactancia normal.

 
La madre lactante no necesita del reloj, ya que el bebé le indica cuándo es el momento ideal para amamantar. La observación de los hábitos del bebé es muy importante, ya que sólo así la madre sabrá satisfacer su petición y estará segura de darle de comer adecuadamente.
 
La leche materna es perfectamente digerible para que el niño la asimile rápidamente; su composición cambiará constantemente durante el día e incluso durante la misma alimentación. Puede suceder que el último alimento que el bebé ha tomado (leche) sea rápidamente asimilado y después de media hora ya se habrá digerido.
 
Si la madre, en lugar de darle pecho, decide esperar un tiempo determinado, el bebé tendrá que soportar la incomodidad del hambre por un “largo tiempo”. Sólo el bebé sabe cuando su estómago está vacío, por lo tanto, su madre tendrá que confiar en él sin darle importancia a horarios, esquemas y número de comidas “predeterminados”.
 
En todo caso se sugiere, siempre y cuando el bebé sea muy pequeño y la lactancia materna se encuentre todavía en el proceso de “calibración”, no dejar que transcurra demasiado tiempo entre comidas. Si durante el día el bebé realiza largas siestas adicionales (más de cuatro horas consecutivas) es mejor despertarlo y darle pecho, por lo menos durante los primeros meses. Por último, el bebé puede buscar el pecho porque tiene sed o incluso, porque necesita consuelo. Negarle el pecho puede dejarlo en una situación incómoda que no tiene ninguna posibilidad de resolver por sí solo.
 
errores lactancia
 

Errores en la lactancia materna: Darle de comer a horas fijas

No tiene sentido mirar el reloj para saber cuándo tiene que comer el bebé, lo ideal es no establecer un horario ni una duración de la alimentación. La recomendación para las nuevas madres es amamantar 10 minutos por cada pecho.

 
Una advertencia importante que hay que tener en cuenta es que la composición de la leche de la madre cambia; inicialmente el pequeño recibe una leche más rica en lactosa, refrescante pero con menos nutrientes.
 
En el segundo momento de la alimentación consume una comida más sustancial que lo ayudará a crecer. Interrumpir la alimentación del bebé después de un tiempo predeterminado puede provocar el riesgo de privarlo de la leche más nutritiva.
 
Además, no todos los niños son iguales: hay bebés que chupan vorazmente y en pocos minutos se desprenden espontáneamente del pecho, otros que se toman más tiempo para obtener la cantidad adecuada de leche. Una vez más el consejo es confiar en el bebé y dejar de ver el reloj. Cuando el bebé está saciado, de forma espontánea se separa del seno y puede dormir felizmente en los brazos de la madre.
 
errores lactancia
 

También puede interesarte:
Lo que no sabes de la depresión posparto

Pesarlos antes y después de cada comida

Otro de los errores en la lactancia materna… Estamos hablando de la costumbre de pesar al bebé antes y después de la alimentación para comprobar que comía; una práctica desaconsejada en nuestros tiempos para los bebés prematuros y los sanos. La razón está, una vez más, ligada a la composición de la leche y el cambio que opera en el transcurso del día.
 
Puede suceder, de hecho, que durante la alimentación el bebé haya recibido unos pocos gramos de una leche muy grasosa y nutritiva. La respuesta de la balanza es tan desalentadora cuando en realidad es más satisfactoria la respuesta de satisfacción del niño, ya que acaba de hacer una comida abundante.
 
Otras veces el bebé puede haber tomado cien gramos de una leche más ligera que se digiere en el transcurso de media hora. Es claro, por tanto, que la información obtenida con pesarlo dos veces no es realmente significativa para saber si el bebé está bien alimentado. Además es muy incómodo pesarlo después de la alimentación, ya que en muchos casos los niños se duermen en el pecho y es un verdadero pecado despertarlos para pesarlos.
 
Pero, ¿cómo saber entonces si el bebé está recibiendo suficiente leche? La comprobación está en los pañales sucios de cada día: un método conveniente e inmediato. El bebé tiene que orinar al menos de 6/8 veces al día y tiene que ser regularmente con presencia de heces (aproximadamente deberán ser de 2-4 veces en las últimas 24 horas, pero esta cifra varía mucho). Además, la madre podrá obtener el peso del bebé una vez a la semana cuando acuda al pediatra para evaluar su aumento de peso; de acuerdo con las nuevas tablas de la Organización Mundial de la Salud, “en los primeros meses será de 180-200 gramos por semana “.
 
errores lactancia
 

Dolor de senos en la lactancia

Las fisuras se encuentran entre las principales causas de abandono prematuro de la lactancia materna. El dolor causado por una lesión o grieta en la piel del pezón es muy intensa y puede transformar la lactancia en un momento de gran incomodidad para la madre.

 
Por tal motivo es importante no subestimar el dolor, pensando que si se resiste pasará. La lactancia materna no debe ser dolorosa y la formación de fisuras suele ser una señal de que algo está mal y necesita ser corregido en el manejo de la alimentación.
 
A menudo la causa del problema es un ataque del bebé al seno derecho, ya que toma sólo el pezón en lugar de una buena parte de la areola en la boca. Al cambiar de posición al pequeño, las fisuras se curarán lentamente.; este es el mejor método inmediato para aliviar el malestar y promover la cicatrización.
 
Asimismo hay que evitar el uso de desinfectantes tópicos, ya que pueden secar o irritar la piel aún más, por lo tanto tienen que ser eliminados cuidadosamente antes de alimentar al bebé. La solución a estos malestares es ponerse en el pezón unas gotas de su leche, que tiene propiedades antibacterianas, así la curación tomará unos cuantos días y deberá evitarse el uso de productos para absorber la leche, ya que crean un ambiente cálido/húmedo y retrasan la curación.
 
También es útil cambiar la ubicación de la alimentación, por ejemplo, experimentando con una forma diferente del brazo, ya que la presión de la lengua del bebé tomará un área diferente del pezón. En casos extremos, la madre evitará darle al bebé pecho durante unos días. Para vaciar la mama podrás usar una bomba o por compresión manual. Hay que tener cuidado, sin embargo, cuando el malestar sea muy intenso; la sugerencia es ponerse en contacto con el médico o especialista para recibir información específica y sugerencias.
 
errores lactancia
 

También puede interesarte:
Mis historias de lactancia  #CriandoCreando

Errores en la lactancia materna: Ofrecer la adherencia al seno

“¿Tendré suficiente leche?”: un temor común cuando la nueva madre está dando pecho y aún no se siente del todo segura de su potencial para alimentar a su hijo. A veces, para generar la producción de leche en el seno, es bueno amamantar constantemente al bebé; tomas frecuentes (alrededor de 8-12 o más en 24 horas) no son la norma, pero son esenciales para asegurar una buena producción de leche desde el inicio de la lactancia.

 
En ocasiones, para extraer la leche, los nuevos padres pueden hacer que el bebé recurra a una adherencia del seno, pero esto puede aumentar el nerviosismo por la noche o un aumento repentino de la demanda de leche (que puede ocurrir en el primer y tercer mes de vida). Aun así puede ocurrir que la madre utilice un sacaleches para ver la cantidad que se puede extraer (otro error que debe evitarse ya que no hay correspondencia entre la leche tomada por un bebé y la extraída con un extractor de leche).
 
De esta manera el mecanismo fisiológico de la oferta y la demanda del bebé es la que regulará la producción de leche. Cuanta más leche succione el bebé y deseche dejará vacíos los senos, así el cuerpo de la madre producirá más leche en respuesta a las necesidades del niño.
 
Amamantar al bebé constantemente sin que él lo pida romperá el equilibrio de la producción natural de la leche. Esta situación desencadena un círculo vicioso que puede, a la larga, conducir a una conclusión prematura de la lactancia materna. En ausencia de una indicación médica es preferible no dar al niño cualquier líquido alternativo.
 
Si tienes la impresión de que el niño no está satisfecho, pégalo a tu seno con más frecuencia y la producción de leche, en unos pocos días, se ajustará a las nuevas necesidades del bebé.
 
Recuerda que la mejor leche es la producida por el cuerpo de mamá. No olvides consultar a tu médico para resolver todas tus dudas.
 

 
¿Tienes más dudas respecto a los errores en la lactancia materna?
 
 
Fuente:

Academia Americana de Pediatras

 

Comparte ;)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •