Depresión Posparto

Depresión Posparto: Cuando se pierde el encanto #Colaboración

 
 

Depresión Posparto

 
Todas visualizamos e idealizamos la maternidad como un día soleado con helados, sin nubes y alegres risas, veinticuatro siete; sin embargo no siempre lo es. En especial, los primeros meses, en los que tratamos de encontrarle el modo al recién llegado pueden ser más bien como subirse a la montaña rusa… y sin cinturón de seguridad: Un término comienza arondar nuestra cabeza: Depresión Posparto.
 
Depresión Posparto
 

Y es que hay cosas que nadie te cuenta, (y a veces aunque te las cuenten podrías creer que exageran) por ejemplo, que pudieras sentirte muy triste y sin ganas de cuidar a ese bebé que tanto esperas, o que las lágrimas se te escapan bajo cualquier circunstancia o, en el peor de los casos, que podrías tener unas ganas desesperadas de salir corriendo y no regresar.

 

¿Cómo puede ser que se sienta algo más que felicidad ante el final de la espera y la llegada de un bebé?

 

La maternidad es multicolor

 
La maternidad es así, multicolor y multisabor. Es posible que haya días en los que mientras lo alimentamos o vemos dormir, sonreíremos y nos sentiremos felices. Otros en los que hasta la más mínima tarea sea un completo reto. Y es que, hay tantas cosas sucediendo al mismo tiempo en el posparto -incluso, situaciones que llevan al límite de sus fuerzas al cuerpo y a la mente- que nuestra estabilidad mental y hormonal hacen todo lo posible por recuperarse y estar disponible para cubrir las necesidades del recién nacido, lo cual también es entendible.

También puede interesarte:
Embarazo gemelar: ¿Qué tanto sabes?

 
Depresión Posparto
 

Es así que además de la alegría por la llegada del nuevo miembro de la familia, van apareciendo otras emociones y sensaciones que incluso pueden tomarnos por sorpresa y pueden llevarnos a dudar de nosotras y de lo que estamos haciendo.

 

La experiencia puede tornarse entonces, más que dulce, agridulce pero habría que ponerse en alerta si es que empezara a sentirse como un sabor más amargo que dulce, en especial si este empieza a intensificarse con el paso de los días e incluso se estabiliza como “normalidad” por más de un par de semanas.
 
Durante los meses siguientes al nacimiento es de suma importancia, ir monitoreando el estado de ánimo de la nueva mamá a la par del desarrollo del nuevo integrante de la familia. Ir reconociendo las emociones y pensamientos que empiecen a aparecer para detectar aquellos que puedan derivar dificultades -o patologías- para relacionarse con el bebé, el funcionamiento cotidiano e incluso para la futura relación Madre – [email protected]
 

No le des vueltas, busca ayuda

 
Contar con una red de apoyo, de otras mamás, de amigas cercanas, de familiares que puedan escuchar sin juzgar puede hacer la diferencia en cómo se lidie con los días pesados en los que el nivel de cansancio y frustración te pueden rebasar.

 
Sin embargo, es importante que adicional a lo anterior no descartes consultar con un profesional cuando la tristeza, el desgaste, el desánimo y el desinterés por el pequeñito se hagan presentes de manera prolongada o que en ti misma te generen preocupación por los sentimientos y pensamientos que pudieran comenzar a aparecer y que a tu juicio sean “graves”.

También puede interesarte:
#Colaboración: ¿Quién nos enseñó a ahorrar? Tips para administrar tus finanzas

 

 
Creéme, no eres, ni serás la única mujer que padezca Depresión Posparto. Acércarte a un especialista, no está mal, seguro te reconfortará saber que hay terapias y métodos para apoyarte en este momento.

 

Cuidar de un recién nacido requiere a una mamá cuidada, procurada, acompañada y sostenida. Recuerda que si mamá está bien el pequeñito también podrá estar bien. Por favor, no dudes en levantar la mano, en prender el botón de SOS si sientes que algo en el proceso te está sobrepasando.
 
Te entiendo y te abrazo. Por favor no dudes en recurrir a un especialista. Recuerda que cada mujer es diferente y no todo lo que te dicen o encuentras en internet aplica para todas.
  
Abrazos sororos
  

Deborah Buiza.

 
Tengo 41 años y poquito más de 7 años ejerciendo como mamá sin instructivo de dos pequeños. Mi formación académica en las áreas de ciencias de la comunicación y la psicología me han permitido explorar diferentes campos profesionales como la investigación, capacitación, psicoterapia, conducción de grupos, operación de proyectos sociales, desarrollo organizacional y clima laboral, así como la organización de eventos.
 
 
Facebook: https://www.facebook.com/Deborah

Sitio web: Generando bienestar/

Twitter: https://www.twitter.com/DeborahBuiza/

 

 

Comparte ;)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •